Hospitalización por COVID-19

Hospitalización por COVID-19

Finalidad de la cobertura

  • La cobertura de Hospitalización por COVID-19 garantiza el cobro de una prestación económica directa a todas aquellas personas hospitalizadas por COVID 19 independientemente del centro médico donde fue diagnosticado o el centro hospitalario donde finalmente sea ingresado y en cualquier parte del mundo.
  • Existe una prestación de importe incluso superior si la hospitalización concluye con un ingreso en UCI. (unidad de cuidados intensivos)

Esta prestación económica directa al enfermo viene complementada con otras prestaciones Asistenciales y servicios personales y domiciliarios que compensan la ausencia presencial de los familiares y amigos mientras el enfermo se encuentra en el centro hospitalario.

Quedan amparadas todas las personas sin distinción de genero y/o profesión colectivos de empresas y/o particulares o familiares desde los 5 años y hasta los 70 años de edad.

  • Hospitalización y/o ingreso en UCI
    • Indemnización Hospitalización.
    • Indemnización  ingreso en UCI
  • Servicios y prestaciones adicionales tras el alta hospitalaria
    • Transporte del hospital al Domicilio habitual.
    • Servicio de tele-farmacia.
    • Servicio de compras y recados.
    • Seguimiento médico de la enfermedad.
    • Servicio de Información Covid19.
    • Evaluación médica personal del asegurado.
    • Servicio de Orientación mejor servicio médico.
    • Asistencia Psicológica telef.

Muchos negocios, sectores y empresas confían en la profesionalidad y experiencia que les ofrece la Unidad de Seguros para Hospitalización por COVID-19 de Bilbarcos Gestion, porque nosotros sabemos, que tener un seguro no es estar asegurado.

A tener en cuenta


OBSERVACIONES DE LA COBERTURA A CONSIDERAR:

  • Existe una carencia de 30 días desde la fecha de alta en la cobertura y una franquicia de 48 horas desde la fecha de ingreso en el centro médico- Hospitalario.
  • El seguro de prestación está destinado tanto a colectivos empresas como particulares o familias.
  • La tramitación del siniestro es inmediata a la comunicación del centro de diagnóstico.
  • La prestación será ingresada por transferencia a la cuenta personal de cada asegurado.
  • Están incluidos personas desde 5 años a 70 años de edad.
  • Las pólizas de empresa incluyen a todos los empleados en nómina con TC2
  • Para las altas familiares, las prestaciones cuentan para cada uno de los miembros de la familia.
  • Las pólizas para empresas solo tienen que incluir el nº de empleados, ya que son innominados.


COSTE DE LA PÓLIZA:
De forma indistinta tanto si son empleados de un colectivo como particulares e independientemente de la profesión o actividad que realice: 25,00 € por persona al año.

¿Cuál es el mejor seguro de Hospitalización por COVID-19?

La respuesta está clara, NINGUNO. El mejor seguro es el que se adapta y cubre sus necesidades. En Bilbarcos Gestión tratamos cada seguro y cliente de manera particular.

Si desea ampliar la información:

El mal uso de patinetes eléctricos puede traer consecuencias penales

Los seguros en patinetes eléctricos.

Desde las aseguradoras advierten que un patinete eléctrico  «no es un juguete» y que su mal uso puede acarrear consecuencia penales.

Los patinetes eléctricos «no se consideran vehículos a motor y no deben cumplir con las exigencias que marca la ley para estos». Aun así, alertan de que «la falta de conciencia respecto a la normativa vigente sobre el uso de patinetes eléctricos ha puesto sobre la mesa la necesidad de que las empresas que los venden expliquen correctamente las instrucciones de uso y, por otra parte, que los ayuntamientos promuevan la normativa que los regula de manera eficaz».

Seguro patinete electrico

Hasta la fecha, los distintos municipios han ido aplicando sus propias normativas para hacer frente al auge del patinete eléctrico., aunque ante la falta de consenso – y de cifras sobre accidentes y denuncias por parte de las Policías Locales- la DGT está trabajando para establecer una regulación mínima sobre los patinetes eléctricos, que contemplaría la prohibición de circular por la acera o de utilizar auriculares, así como establecer el límite de velocidad a 25 kilómetros por hora, entre otras medidas.

«Como se ha visto en el último año, los patinetes eléctricos tienen las mismas características técnicas, como la potencia de motor o la velocidad, que los ciclomotores, por lo que se les puede aplicar el Código Penal». Así, en caso de accidente mortal, se podría aplicar entre uno y cuatro años de prisión, mientras que cuando un patinete causa lesiones por una imprudencia grave, la pena podría oscilar entre los 3 meses y los 3 años de cárcel. «Estamos hablando de situaciones en que el conductor del patinete circule de manera indebida por la acera, esté utilizando el móvil o conduzca bajo los efectos del alcohol o drogas.

También se aconsejan disponer de un seguro de Responsabilidad Civil, aunque éste no sea obligatorio, ya que si se dispone de un patinete eléctrico y se sufre un accidente en el que se es culpable, el seguro será hará cargo del resarcimiento a los terceros involucrados, ya sea un vehículo o un peatón.

Mas información sobre seguros en nuestra pagina de seguros

Seguro de ciberriesgos, qué debe cubrir ?

Los datos de un reciente estudio del Incibe (Instituto Nacional de Ciberseguridad),  cifra en unos 14.000 millones de euros el coste que supone estos ciberriesgos para las empresas españolas. También asegura que a diario son atacados entre 100.000 y 120.000 equipos en nuestro país. Tal situación está provocando un aumento de la preocupación por este asunto y por consiguiente, de la contratación de seguros de ciberriesgos. De hecho, este es el producto que más creció el año pasado en el sector empresarial y «será el seguro del año 2018», como señala Olivier Marcen, responsable de CyberEdge de la aseguradora AIG para la zona sur de Europa.

Por eso vamos a detallar las seis características básicas que debe contemplar un buen producto con una protección adecuada frente a los cibersiniestros son:

  1. Gestión de incidentes. Cubre los honorarios de asesoría legal, informática forense y relaciones públicas a la hora de gestionar, administrar y mitigar un incidente de seguridad de red o de privacidad.
  2. Protección de datos y responsabilidad cibernética. Ampara las reclamaciones de terceros derivadas de demandas por un fallo de seguridad en la red del asegurado.
  3. Ciberextorsión. Cobertura a las organizaciones ante las pérdidas resultantes de una amenaza de extorsión. Esto incluye rescates para poner fin a una extorsión, así como los honorarios de asesores especializados.
  4. Interrupción de la red o pérdida de beneficios. Responde a la pérdida de ingresos y gastos operativos del asegurado cuando su actividad se interrumpe o suspende debido a un fallo en la seguridad en la red.
  5. Fraude de transferencia de fondos. Cobertura de la pérdida financiera resultante de transferencias electrónicas realizadas de manera fraudulenta tras un ciberataque.
  6. Respuesta ante inspecciones y sanciones regulatorias derivadas de un uso indebido, control o proceso de datos personales.

Aparte de estos puntos básicos, la solución aseguradora de AIG, que se caracteriza por su flexibilidad para adaptarse a las necesidades de las empresas, contempla el acceso 24 horas, los siete días de la semana, a un equipo de expertos en la gestión de ciberincidentes tras haber padecido una brecha de seguridad o un ataque de denegación de servicio.

¿Por qué contratar un seguro de Hogar?

¿Por qué contratar un seguro de Hogar?

En España contratar un seguro de Hogar no es obligatorio salvo que la vivienda esté hipotecada.

Daños por agua, eléctricos, incendios, robos y hurtos, son algunos de los siniestros que suele cubrir una póliza de Hogar.

 

La vivienda es una de las mayores inversiones a las que hacen frente la mayoría de las familias. Su elevado valor hace que para poder adquirirla muchos de sus propietarios tengan que pedir una hipoteca, préstamo que están amortizando a lo largo de hasta 30 años.

 

Si al precio de la casa en sí se le añade el de todos los bienes que hay en su interior como los muebles, los electrodomésticos, los aparatos electrónicos o incluso las joyas, el valor de ésta aumenta considerablemente. Por eso, la mejor manera de protegerla frente a la multitud de riesgos a los que está expuesta (que no son pocos) y asegurar su gran valor (tanto sentimental como económico), es contratar un seguro de Hogar.

 

Las coberturas de estas pólizas se organizan en torno a 3 conceptos: continente, contenido y responsabilidad civil. Saber qué es cada una de ellas y de qué protegen, es la clave para entender por qué es tan importante contar con ellas. Y pese a que es posible cubrir de manera individual los infortunios que pueden ocurrir en una casa, la existencia de los seguros Multirriesgo Hogar facilitan las cosas ya que aúnan en una sola póliza un gran número de coberturas.

 

Seguro de Hogar ¿obligatorio?

El estudio El seguro de Hogar en España: accidentalidad y no aseguramiento publicado en 2011 por la división de Hogar de Línea Directa constató que en España más de 11 millones de viviendas no tenían suscrito un seguro, exactamente el 43% del total del parque oficial de viviendas.

 

Este elevado número de viviendas sin asegurar se debe, en parte, a que, a diferencia de lo que ocurre en otros países como Francia o Suiza, en España asegurar una casa no es obligatorio a no ser que esté hipotecada, aunque sí es altamente recomendable. De esta manera, el propietario obtiene la tranquilidad necesaria ya que, en caso de que la vivienda sufriera algún daño, estarían protegidos tanto la casa como los bienes que se guardan en su interior. Igualmente, si se sufriera algún robo o las posesiones del asegurado fueran dañadas de alguna manera éste sería compensado según lo fijado en las Condiciones Particulares de la póliza.

 

Motivos para asegurar una vivienda

Los motivos por los que es conveniente asegurar una vivienda son múltiples. Dejarse un grifo abierto e inundar al vecino de abajo, irse de vacaciones y descubrir a la vuelta que los ladrones han desvalijado la vivienda o que las lluvias torrenciales causen daños de cierta gravedad, son sólo algunos de los accidentes en los que se puede ver implicada una vivienda.

 

Destrucción de la vivienda

¿Qué ocurre si una eventualidad como un incendio o la explosión de la caldera ocasionan graves daños en una vivienda?, ¿quién asume los costes de las reparaciones y/o reconstrucciones? En el caso de las viviendas siniestradas que no tengan seguro deberán ser los propietarios de éstas las que hagan frente a los daños.

 

Todo lo contrario, ocurre con los hogares que estén protegidos con una póliza ya que ésta garantiza al asegurado el pago de una indemnización con la que poder costear la rehabilitación de su hogar y con la que sustituir los bienes que hubiera perdido.

 

Además, la compañía aseguradora también suele correr con los gastos derivados de la extinción de un incendio, como pueden ser, por ejemplo, las facturas de la actuación de los bomberos, siempre que no haya sido provocado.

 

Daños materiales

Un grifo mal cerrado, una tubería en mal estado o una subida de tensión son algunos de los pequeños accidente que pueden tener lugar en una vivienda y cuyas consecuencias pueden ser de una gravedad considerable. Contar con una póliza garantiza al asegurado que los daños por agua o los eléctricos, así como las roturas de cristales o de las placas vitrocerámicas, entre otros, serán subsanados por la compañía con la que se tenga contratado (dentro de las coberturas contratadas). En muchas ocasiones el seguro cubriría hasta los daños estéticos como el cambio de azulejos o losetas e incluso de parte del mobiliario y de los alimentos refrigerados.

 

Responsabilidad civil

Una fuga de gas o agua no sólo puede generar molestias en el propietario de la casa en la que se haya originado, sino que también puede ocasionar daños a un tercero, como pueden ser los vecinos. En este caso, los daños entrarían en la cobertura de responsabilidad civil de la vivienda, pero es el propietario el que tiene que responder de ellos. Esta cobertura suele incluir también el pago de fianzas, indemnizaciones y costes judiciales.

 

Robo y hurto

Pese a que el último Balance de Siniestralidad Criminalidad elaborado por el Ministerio del Interior reflejó un descenso de un 10% los siniestros por robo en el seguro de Hogar, lo cierto es que este tipo de sucesos es frecuente, sobre todo, durante los periodos de vacaciones. Muchos productos aseguradores incluyen entre sus coberturas algunas específicas para las situaciones de robo y hurto en el interior de la vivienda.

 

Un seguro de Hogar puede ser más o menos completo en función de cuántas cosas proteja. La mayoría de ellos cubren los daños ocasionados en el domicilio durante el robo, es decir, el continente. Para que también se haga cargo de los bienes, entre ellos las joyas, es necesario tener contratada también la cobertura de contenido y que la aseguradora tenga constancia de la presencia en el hogar de los bienes de valor especial.

 

Atraco fuera del domicilio

¿Y si el robo se produce fuera del domicilio? Muchas aseguradoras incluyen en sus productos garantías especiales que cubren los objetos robados y/o hurtados en la vía pública. Eso sí, las indemnizaciones suelen ser de una cuantía inferior que cuando el robo tiene lugar en el interior de la vivienda y no suelen reintegrar el dinero en metálico sustraído.

 

Defensa jurídica

Otra de las coberturas que incluyen muchos seguros de Hogar es la de defensa jurídica, que resulta de gran utilidad en determinados momentos. Se puede acudir a ella para la reclamación de daños ante terceros, defensa penal, reclamaciones laborales o en procedimientos en los casos de fallecimiento.

 

Servicio Servihogar

Montar muebles, colgar cortinas, fijar los cristales de las ventanas con silicona o purgar los radiadores pueden ser tareas que, mientras que para algunos son muy sencillas otras personas no sabrían ni por dónde empezar. ¿Qué hacer entonces?

 

Los seguros de Hogar pueden incluir entre sus coberturas servicios de bricolaje o manitas, también conocidos como Servihogar, que se encargan de poner a disposición de sus clientes un conjunto de profesionales encargados de realizar estas tareas cotidianas.

 

Seguro de Hogar: protección para los arrendadores

Un seguro de Hogar también puede ser el mejor aliado de aquellos propietarios que ponen su piso en alquiler ya que pueden incluir una cobertura que les garantizan el cobro del alquiler. Se suele tratar de una garantía adicional que consiste en abonar al dueño de la vivienda las cuotas impagadas por parte de sus inquilinos y puede llegar hasta un máximo de 12 mensualidades.

 

Además, y volviendo a la cobertura de defensa jurídica, los arrendadores también podrán utilizar su seguro de Hogar para reclamar los desperfectos que causara su alquilado en la vivienda o incluso el impago de las cuotas, si éste se produjera.

 

La cuantía de la prima, otra razón

A priori se puede pensar erróneamente que asegurar un bien tan valioso como una casa debe ser muy caro, pero no es así. El importe de la prima, como en todos los seguros, depende, entre otros factores, del tipo de casa que se quiera proteger, de las coberturas que se quieran incluir y del valor de las pertenencias que se quieran asegurar. Ahora bien, la prima media de un seguro de Hogar es bastante inferior a la de una póliza de Auto, pese a que el bien en cuestión tiene un precio muy superior. Así, la relación entre el coste del seguro y los riesgos de los que protege debería ser uno de los principales motivos de contratación de un seguro de Hogar.

 

Seguro de Hogar, apuesta segura

Contratar un seguro de Hogar tiene un gran número de ventajas, no sólo para los propietarios que vivan en su casa sino también para aquellos que la tengan alquilada a un tercero. Estos productos pueden proteger el contenido y el continente de la casa y cubren la responsabilidad civil de la vivienda y de sus habitantes.

 

Y es que hay imprevistos que son más comunes de lo que en un principio parece. A los daños eléctricos o los ocasionados por el agua hay que unir otros muchos como los derivados de un incendio o de un robo.