QUIERES UN PLAN DE AHORRO ?

Los PIAS o Plan de Ahorro con una fórmula de ahorro a largo plazo alternativa a los planes de pensiones. Entre las ventajas de este producto está su fiscalidad. Te descubrimos cómo tributan os PIAS.

Los seguros de ahorro o plan de ahorro, fueron los productos financieros que más crecieron el años pasado. Cada vez son más los ahorradores que buscan alternativas a los planes de pensiones para cumplimentar su jubilación. Teniendo en cuenta el perfil conservador del ahorrador español, es normal que los PIAS encajen a al perfección con su cartera. Si es que además cuentan con ventajas fiscales si se mantiene la inversión y después se recupera en forma de renta.

Cómo funciona un PIAS

Un plan de ahorro sistemático es en realidad un seguro de ahorro, de forma se pueden definir como un plan de ahorro articulado en torno a un seguro de vida. De esta forma, los titulares se comprometen a realizar una serie de aportaciones periódicas o únicas durante la vida del contrato.

Antiguamente la rentabilidad de los PIAS estaba 100% garantizada, así como el capital invertido. Hoy en día sólo los PIAS más sencillos y conservadores trabajan de esta forma. Este producto se ha modernizado para ofrecer rentabilidades superiores que le permitan hacer frente a fondos de inversión, planes de pensiones e incluso unit linked. La forma de hacerlo es estructurar las aportaciones que realices en torno a cestas de fondos de inversión, entre otras cosas.

El dinero aportado al PIAS tiene una ventaja fiscal clave, pero sólo si se cobra en forma de renta vitalicia y han pasado por lo menos 5 años desde la primera aportación (antes de 2015 ese plazo era de diez años, pero se rebajó tras la reforma fiscal).

Esto no quiere decir que no se pueda retirar el dinero del plan de ahorro PIAS antes de un lustro. Y es que una de las grandes ventajas de los PIAs frente a los planes de pensiones estriba en que el dinero se puede recuperar en cualquier momento si nos hace falta el dinero o si simplemente queremos invertirlo en otro lugar Lo único que ocurre es que se si se hace antes de los cinco años se perderán los incentivos fiscales del PIAS que explicamos en el siguiente apartado donde abordamos la tributación de los planes de ahorro.

Las aportaciones realizadas a un PIAS no permiten desgravar en la declaración de la renta. En este caso, ocurriría como con un fondo de inversión o cualquier otro producto de inversión al uso, donde no hay ventajas fiscales para el dinero que se va depositando. La cosa cambia en el momento del rescate, pero sólo si se cumplen ciertas condiciones que vamos a ver a continuación.

Lo que sí podrás hacer en cualquier momento es cambiar de un PIAS a otro sin coste alguno, salvo que hayas firmado algún tipo de compromiso de permanencia. Lo que no podrás hacer es traspasar tu PIAS a un plan de pensiones y viceversa, y tampoco a un PPA. Desde un punto de vista operativo y fiscal, sólo se permite llevar tu dinero a un producto igual al que contrataste.

¿Es para ti un PIAS?

Los PIAS son un buen producto de inversión a largo plazo. ¿Quieres saber si son para ti? Un experto en finanzas te ayuda a averiguarlo y a poner en plancha tu plan financiero.

Si quieres más información o un presupuesto personalizado, escríbenos Aquí

Plan de Pensiones

Porque elegir un plan de pensiones

Los planes de pensiones son una opción de ahorro para la jubilación, que además conlleva ventajas importantes, sin embargo son muchos los mitos que se han generado en torno a esta posibilidad que puede beneficiar a multitud de personas. Las confusiones más importantes tienen que ver con la rentabilidad y el momento de rescate en los planes de pensiones. Afortunadamente, los expertos en economía son capaces de desmentir estos mitos, reflejando la realidad de manera objetiva.

Como podemos ver en este post, si nos detenemos a conocer un poco más sobre el funcionamiento de un plan de pensiones, quizás encontremos la forma de ahorro que buscábamos para garantizar un futuro confortable. Por ello, queremos contribuir a la verdad, explicando en qué consisten los mitos más generalizados.

 La rentabilidad de un plan de pensiones, más alta de lo que se cree

Existen tres mitos fundamentales que tienen que ver con la rentabilidad de un plan de pensiones. Veamos cuáles son:

BAJA RENTABILIDAD

Muchas personas piensan que los planes de pensiones suponen rentabilidades bajas en comparación con otras formas financieras de ahorro. Pero, es importante tener en cuenta que la rentabilidad de cualquier instrumento financiero depende de la estrategia de inversión que se lleve a cabo y del capital invertido. La rentabilidad de un plan de pensiones se ve mejor a largo plazo y, por ejemplo, al cabo de 25 años, si se sitúa en el 4,32%, este se traduciría en un retorno de 3 euros por cada euro invertido.

SOY DEMASIADO JOVEN

Los planes de Pensiones se relacionan tanto con la jubilación, que se cree que no resulta beneficioso para los jóvenes. Pero precisamente, lo interesante de esta forma de ahorro es la rentabilidad que proporciona a largo plazo. Los expertos aseguran que adquirirlo entorno a los 30 años sería lo ideal, ya que permite afrontar el ahorro con más tranquilidad y más margen para hacer frente a imprevistos.

ES ARRIESGADO

Hay personas que creen que con un plan de pensiones se invierte en activos de riesgo. Es cierto que algunos pueden invertir en esta tipología de fondos para ajustarse a perfiles que quieran asumir más riesgo a cambio de obtener una rentabilidad mayor. Sin embargo, también existen planes para perfiles conservadores, incluso planes garantizados que permiten conocer previamente la rentabilidad que va a suponer.

Además, cabe la posibilidad de adquirir un plan de pensiones mixto, con el que es fácil encontrar una opción que se ajuste al perfil del ahorrador.

El momento del rescate, más liquidez es posible

Los siguientes tres mitos sobre la liquidez en los planes de pensiones, también son bastante frecuentes y perjudican el verdadero conocimiento sobre esta posibilidad de ahorro, interesante para muchas personas. Veamos cuáles son:

NO PUEDEN TOCARSE HASTA LA JUBILACIÓN

Los planes de pensiones son instrumentos de ahorro a largo plazo y resultan muy ventajosos de cara a la jubilación, pero lo cierto es que hay algunas circunstancias en las que sí puede producirse el rescate de un plan de pensiones previo a la misma, como el de desempleo de larga duración, enfermedad grave, invalidez o fallecimiento. Además, desde hace unos años, la ley permite rescatar planes de pensiones con más de 10 años de antigüedad.

LA INVERSIÓN SE PIERDE EN CASO DE FALLECIMIENTO

Muchas personas creen que la inversión desaparece si fallece el titular, pero esto es completamente falso. Tal como hemos detallado en el párrafo anterior, en caso de fallecimiento se produce una opción de rescate que pueden realizar los beneficiarios designados de forma expresa por el titular y, si no los hubiera, pueden ser beneficiarios los herederos naturales o los reflejados en un testamento.

SE PAGAN MUCHOS IMPUESTOS

Es extendida la creencia de que el Estado se queda con gran parte de nuestra inversión. La realidad es bien diferente, ya que, las aportaciones que se realizan a nivel individual en un plan de pensiones suponen una reducción en la base imponible, considerando los límites legales y, además, suponen la aplicación de desgravaciones en la Declaración de la Renta anual. Por ello, los planes de pensiones permiten contar con más liquidez en el presente que se puede reinvertir en el propio plan o en otra alternativa. Por otro lado, si se realizan aportaciones a planes colectivos a cargo de una empresa, suponen un gasto deducible en el Impuesto de Sociedades.

Ahora que ya conoces sobre los Planes de pensiones puedes informarte de las opciones que te ofrecemos desde Bilbarcos Gestión.

Si quieres más información o un presupuesto personalizado, escríbenos Aquí