Categoría en Sin categoría

Porque contratar un seguro de salud

Porque prevenir vale más que curar

Porque contratar un seguro de salud ? Puede que estés pensando en adquirir un seguro de salud. Es una buena idea. Los seguros de salud en España ofrecen importantes ventajas, como el acceso directo al especialista: puedes ir a él cuando quieras o creas que lo necesitas, a tu criterio. Eso sí, este servicio, como todo producto de seguro, tiene sus complejidades y, por ello, es importante que tengas en cuenta algunas cosas. Aquí te damos una serie de consejos básicos.

1.- Sé consciente de que tu seguro de salud te acompañará muchos años. Cuando juzgues la capacidad de servicio o de evolución de tu seguro, no lo veas todo en relación con las necesidades de atención sanitaria que tienes ahora. Tu vida será larga, y es importante que tu seguro sea capaz de responder a las necesidades que vayan surgiendo.

2.- Piensa en grupo. Si no estás solo en la vida, plantéate la posibilidad de un seguro en grupo, que englobe a tu cónyuge, a tus hijos, a tus seres queridos. El seguro siempre se siente más «cómodo» asegurando a varias personas a la vez (así los riesgos se compensan mejor), y es probable que una póliza familiar te traiga más a cuenta que una agregación de contratos individuales con las mismas coberturas.

El seguro siempre se siente más «cómodo» asegurando a varias personas a la vez

3.- Sé sincero en el cuestionario. Si tu asegurador te presenta un cuestionario de salud para valorar tu situación en el momento de asegurarte, no caigas en la tentación de ocultar o enmascarar tal o cual detalle por ahorrarte unos euros en la prima. Si intentas eso estarás engañando y rompiendo la relación de buena fe que conforma un contrato de seguro.

4.- Acuérdate del seguro de salud en tu lugar de trabajo. Hoy por hoy, son muchas las empresas que se plantean suscribir seguros en favor de sus trabajadores. Esto es así, además, porque la legislación fiscal española es bastante generosa en este punto, de modo que puedes llegar a tener un seguro muy completo sin por ello tener que tributar por la prima que tu empresario paga a tu favor. En no pocos casos, además, estos seguros constituidos en el ámbito de la empresa te dan la opción de incluir a tus familiares.

5.- Por supuesto, juzga las coberturas antes de comprar. Pídele a las aseguradoras sus cuadros médicos. Exige que te informen de las coberturas y especialidades incluidas en el contrato que te ofrecen. Plantéate supuestos imaginarios, y pregúntales qué tipo de cobertura obtendrías caso de sufrir tú o los tuyos esa dolencia. Infórmate bien sobre la oferta de servicios en las coberturas más comunes (urgencias, alumbramientos, etc.) Pregunta por los plazos de atención, por los centros hospitalarios disponibles en tu ciudad o en tu zona. No compres a ciegas.

6.- Elije entre reembolso y asistencia sanitaria. El seguro de salud se comercializa en dos modalidades básicas: la denominada de reembolso te abona un porcentaje (comúnmente bastante alto) de la factura que te presenta tu médico, al que por lo tanto eliges tú. El de asistencia sanitaria es un seguro que te provee de un cuadro de servicios médicos dentro del cual puedes elegir el que más te convenga o te guste, pero del que no te puedes salir.

El seguro de salud está para evitar que te pase algo, y si ocurre, poder atenderte

Cada modalidad tiene sus pros y sus contras, y si existen es porque hay diferentes tipos de consumidores que necesitan diferentes tipos de servicio. Pregúntate tú mismo con cuál te sientes más cómodo y, una vez que lo tengas claro, compara.

7.- ¿Y si me echan? Es casi imposible que en tu círculo íntimo no haya alguien que trate de disuadirte de adquirir un seguro de salud porque, te dirá, «ahora que eres joven le interesas, pero en cuanto empieces a tener achaques serios, te echarán». Plantéale esa historia a la aseguradora o aseguradoras con las que contactes, y es más que probable que te lleves una sorpresa bastante positiva: las aseguradoras no echan a la gente porque esté enferma. De hecho, en la asociación sectorial UNESPA existe un Código de Buenas Prácticas que regula esa renuncia a la oposición.

9-. También puedes prever la baja: En determinados casos (sobre todo, si eres autónomo) además del cuidado de la salud puede ser que te interese prever las consecuencias económicas de no poder trabajar porque te hayan operado o te hayas puesto enfermo. El seguro de salud también te puede ofrecer coberturas en esta materia.

10.- … y la prevención: no te olvides que el seguro de salud no sólo está ahí para atenderte cuando te pasa algo. También está ahí para impedir que te pase. Echa un vistazo a sus ofertas en materia de prevención. Con su ayuda, tal vez consigas reducir las estadísticas de obesidad de tu comunidad autónoma.

Pídenos presupuesto Aquí y verás que fácil es ¡¡¡

¿Cómo reclamar las deudas de los vecinos en la comunidad de propietarios?

La morosidad de los propietarios es uno de los problemas más frecuentes y graves en las comunidades, repasamos las posibilidades existentes para reclamar estas deudas.

En los supuestos de mora de un vecino en cuanto a las cuotas de la comunidad, la Ley de Propiedad Horizontal y la Ley de Enjuiciamiento Civil prevén dos vías para reclamar al deudor: el procedimiento monitorio y el procedimiento declarativo verbal (para cuantías hasta 6.000€) u ordinario (cuantías superiores a 6.000€).

Centramos la atención en el procedimiento monitorio, pues es el más habitual en las reclamaciones de deudas en las comunidades de propietarios.

¿En qué consiste el procedimiento monitorio?

Se trata de un procedimiento judicial especial que se caracteriza por ser una vía rápida y ágil para la reclamación de deudas de carácter dinerario, que dota de facilidad de cobro a los acreedores siempre que el deudor reconozca la deuda. Si no es así y el deudor no paga voluntariamente ni se opone dentro del plazo concedido al efecto, el procedimiento finaliza automáticamente mediante una resolución que permitirá al demandante acudir directamente a la ejecución forzosa en la que podrán embargarse bienes suficientes del demandado hasta que se abone totalmente la deuda reclamada.

Para poder iniciar este procedimiento debemos encontrarnos ante una deuda que reúna las características de: líquida (se puede expresar numéricamente o contiene los elementos necesarios para obtener la cantidad mediante una sencilla operación aritmética), vencida (ha de ser reclamable desde el momento de presentación de la solicitud inicial por haberse superado el plazo para su pago), determinada (se sabe con precisión el importe) y exigible (estando el deudor obligado a su pago).

¿Qué tramites previos a la reclamación deberá realizar la comunidad?

Como requisitos obligatorios y previos a la presentación por parte de la comunidad de la reclamación judicial, esta deberá haber cubierto una serie de trámites.

– El primer paso para reclamar la deuda es la celebración de una junta de propietarios, debidamente convocada, en la que se acuerde aprobar la liquidación de la deuda, así como autorizar al presidente o al administrador para exigirla judicialmente. El presidente debe justificar la vigencia en su cargo en el momento del otorgamiento de los poderes para pleitos o cuando inicia el procedimiento directamente. Esta justificación se hará por certificado del acta de nombramiento, testimonio notarial de la misma o testimonio del libro de actas de la comunidad de propietarios efectuado por el secretario del juzgado que está conociendo el proceso.

En determinadas circunstancias un vecino puede iniciar el procedimiento para la reclamación de la deuda, cuando la comunidad de propietarios haya sido informada de la situación y esta se haya mostrado pasiva o reacia a iniciar los trámites pertinentes.

– El segundo paso es comunicar al deudor, siempre por escrito, el acuerdo de liquidación de la deuda. Esta comunicación debe dirigirse en primer lugar al domicilio del deudor que haya indicado para las diferentes notificaciones referentes a la comunidad, en su defecto se hará en el piso o local que el deudor tenga en la comunidad; o de ser imposible por este medio, se efectuará la notificación mediante la colocación del acuerdo adoptado, durante tres días naturales, en el tablón de anuncios de la comunidad o en un lugar visible de uso general habilitado al efecto, con expresión de la fecha y los motivos por los que se procede a notificar de esta forma. Debe ir firmada por el secretario de la comunidad con el visto bueno del presidente.

– Liquidada la deuda y notificada al deudor este tiene un plazo de tres días desde que se le notifica el acuerdo de la junta para realizar el pago. Si no realiza el pago en dicho plazo el secretario debe emitir un certificado del mencionado acuerdo y del impago de la cantidad debida con el visto bueno del presidente de la comunidad de propietarios.

Habiendo cubierto estos trámites la  comunidad puede ya iniciar la demanda judicial contra el vecino moroso. La comunidad puede demandar ante el juzgado de 1ª instancia del domicilio o residencia del deudor, como también el del lugar donde radica la finca.

¿Cómo debe iniciarse este procedimiento monitorio? ¿Qué documentación debe aportarse?

Una vez cumplidos los trámites que acabamos de ver, para iniciar un proceso monitorio para la reclamación de deudas de la comunidad se ha de presentar por escrito una petición inicial en las que se hagan constar: los datos de identificación y contacto de la comunidad de propietarios y de su representante (presidente, administrador…), los datos personales, de contacto y demás circunstancias del deudor, los hechos que han originado la deuda y la cuantía de la deuda aprobada por la junta de propietarios y que así consta en la certificación expedida, así como si se ha realizado un requerimiento previo de pago que conste documentalmente, el importe de tales gastos.

Junto a la petición inicial deben acompañarse los siguientes documentos: certificación de acuerdo de la junta de propietarios aprobando la liquidación de la deuda y su impago, documento acreditativo de la notificación del acuerdo de liquidación al deudor, documento que acredite la condición de presidente o administrador de la comunidad y la autorización para formular la reclamación, justificante de los gastos ocasionados por el previo requerimiento de pago (correos, notario…) si se hubiese realizado, así como el documento acreditativo de la realización del mismo.

 ¿Necesita la comunidad contratar abogado y procurador para presentar el procedimiento monitorio?

No, una de las principales características del procedimiento monitorio es que no es necesaria la asistencia profesional de abogado y procurador para presentar la solicitud inicial, que puede ir firmada directamente por el interesado. No obstante, hay que tener en cuenta que en caso de oposición del demandado sí será obligatoria su asistencia en el posterior juicio declarativo si la cuantía de la deuda reclamada supera los 2.000€.

¿Cómo se desarrolla el proceso monitorio?

Presentada la petición inicial junto con los documentos necesarios para este tipo de procedimiento el juzgado acordará requerir el pago a la persona deudora para que, en el plazo de 20 días, pague o comparezca ante aquel y alegue en escrito de oposición las razones por las que a su entender no debe, en todo o en parte, la cantidad reclamada.

A partir del requerimiento de pago al demandado se abren 3 posibles escenarios:

Pagar voluntariamente: que la persona deudora abone la deuda. Si el deudor paga, el secretario judicial ordenará el archivo de las actuaciones.

Dejar transcurrir el plazo sin pagar ni oponerse: si el deudor no atiende al requerimiento, se instará a la ejecución de la deuda. Se pone fin al procedimiento monitorio y se fija la cantidad que se puede reclamar en el posterior proceso de ejecución. Si inicia el proceso de ejecución forzosa para embargar bienes del deudor con el que hacer pago de la deuda. Para instar esa ejecución no será tampoco necesaria la intervención de abogado y procurador si la cuantía es inferior a 2.000€.

Oponerse: si el deudor se opone a la deuda se pone fin al procedimiento y  se deberá acudir al proceso declarativo ordinario o verbal en función de si la cuantía que se reclama supera los 6.000 euros o no. 

¿Qué plazo tiene la comunidad para reclamar las deudas?

En principio los expertos coinciden en señalar que todas las deudas de un propietario hacia la comunidad, ya sean gastos ordinarios o extraordinarios, tienen un plazo de prescripción de 15 años.

La morosidad de los propietarios es uno de los problemas más frecuentes y graves en las comunidades, repasamos las posibilidades existentes para reclamar estas deudas.


En los supuestos de mora de un vecino en cuanto a las cuotas de la comunidad, la Ley de Propiedad Horizontal y la Ley de Enjuiciamiento Civil prevén dos vías para reclamar al deudor: el procedimiento monitorio y el procedimiento declarativo verbal (para cuantías hasta 6.000€) u ordinario (cuantías superiores a 6.000€).

Centramos la atención en el procedimiento monitorio, pues es el más habitual en las reclamaciones de deudas en las comunidades de propietarios.

¿En qué consiste el procedimiento monitorio?

Se trata de un procedimiento judicial especial que se caracteriza por ser una vía rápida y ágil para la reclamación de deudas de carácter dinerario, que dota de facilidad de cobro a los acreedores siempre que el deudor reconozca la deuda. Si no es así y el deudor no paga voluntariamente ni se opone dentro del plazo concedido al efecto, el procedimiento finaliza automáticamente mediante una resolución que permitirá al demandante acudir directamente a la ejecución forzosa en la que podrán embargarse bienes suficientes del demandado hasta que se abone totalmente la deuda reclamada.

Para poder iniciar este procedimiento debemos encontrarnos ante una deuda que reúna las características de: líquida (se puede expresar numéricamente o contiene los elementos necesarios para obtener la cantidad mediante una sencilla operación aritmética), vencida (ha de ser reclamable desde el momento de presentación de la solicitud inicial por haberse superado el plazo para su pago), determinada (se sabe con precisión el importe) y exigible (estando el deudor obligado a su pago).

¿Qué tramites previos a la reclamación deberá realizar la comunidad?

Como requisitos obligatorios y previos a la presentación por parte de la comunidad de la reclamación judicial, esta deberá haber cubierto una serie de trámites.

  • El primer paso para reclamar la deuda es la celebración de una junta de propietarios, debidamente convocada, en la que se acuerde aprobar la liquidación de la deuda, así como autorizar al presidente o al administrador para exigirla judicialmente. El presidente debe justificar la vigencia en su cargo en el momento del otorgamiento de los poderes para pleitos o cuando inicia el procedimiento directamente. Esta justificación se hará por certificado del acta de nombramiento, testimonio notarial de la misma o testimonio del libro de actas de la comunidad de propietarios efectuado por el secretario del juzgado que está conociendo el proceso.

En determinadas circunstancias un vecino puede iniciar el procedimiento para la reclamación de la deuda, cuando la comunidad de propietarios haya sido informada de la situación y esta se haya mostrado pasiva o reacia a iniciar los trámites pertinentes.

  • El segundo paso es comunicar al deudor, siempre por escrito, el acuerdo de liquidación de la deuda. Esta comunicación debe dirigirse en primer lugar al domicilio del deudor que haya indicado para las diferentes notificaciones referentes a la comunidad, en su defecto se hará en el piso o local que el deudor tenga en la comunidad; o de ser imposible por este medio, se efectuará la notificación mediante la colocación del acuerdo adoptado, durante tres días naturales, en el tablón de anuncios de la comunidad o en un lugar visible de uso general habilitado al efecto, con expresión de la fecha y los motivos por los que se procede a notificar de esta forma. Debe ir firmada por el secretario de la comunidad con el visto bueno del presidente.
  • Liquidada la deuda y notificada al deudor este tiene un plazo de tres días desde que se le notifica el acuerdo de la junta para realizar el pago. Si no realiza el pago en dicho plazo el secretario debe emitir un certificado del mencionado acuerdo y del impago de la cantidad debida con el visto bueno del presidente de la comunidad de propietarios.

Habiendo cubierto estos trámites la comunidad puede ya iniciar la demanda judicial contra el vecino moroso. La comunidad puede demandar ante el juzgado de 1ª instancia del domicilio o residencia del deudor, como también el del lugar donde radica la finca.

¿Cómo debe iniciarse este procedimiento monitorio? ¿Qué documentación debe aportarse?

Una vez cumplidos los trámites que acabamos de ver, para iniciar un proceso monitorio para la reclamación de deudas de la comunidad se ha de presentar por escrito una petición inicial en las que se hagan constar: los datos de identificación y contacto de la comunidad de propietarios y de su representante (presidente, administrador…), los datos personales, de contacto y demás circunstancias del deudor, los hechos que han originado la deuda y la cuantía de la deuda aprobada por la junta de propietarios y que así consta en la certificación expedida, así como si se ha realizado un requerimiento previo de pago que conste documentalmente, el importe de tales gastos.

Junto a la petición inicial deben acompañarse los siguientes documentos: certificación de acuerdo de la junta de propietarios aprobando la liquidación de la deuda y su impago, documento acreditativo de la notificación del acuerdo de liquidación al deudor, documento que acredite la condición de presidente o administrador de la comunidad y la autorización para formular la reclamación, justificante de los gastos ocasionados por el previo requerimiento de pago (correos, notario…) si se hubiese realizado, así como el documento acreditativo de la realización del mismo.

¿Necesita la comunidad contratar abogado y procurador para presentar el procedimiento monitorio?

No, una de las principales características del procedimiento monitorio es que no es necesaria la asistencia profesional de abogado y procurador para presentar la solicitud inicial, que puede ir firmada directamente por el interesado. No obstante, hay que tener en cuenta que en caso de oposición del demandado sí será obligatoria su asistencia en el posterior juicio declarativo si la cuantía de la deuda reclamada supera los 2.000€.

¿Cómo se desarrolla el proceso monitorio?

Presentada la petición inicial junto con los documentos necesarios para este tipo de procedimiento el juzgado acordará requerir el pago a la persona deudora para que, en el plazo de 20 días, pague o comparezca ante aquel y alegue en escrito de oposición las razones por las que a su entender no debe, en todo o en parte, la cantidad reclamada.

A partir del requerimiento de pago al demandado se abren 3 posibles escenarios:

Pagar voluntariamente: que la persona deudora abone la deuda. Si el deudor paga, el secretario judicial ordenará el archivo de las actuaciones.
Dejar transcurrir el plazo sin pagar ni oponerse: si el deudor no atiende al requerimiento, se instará a la ejecución de la deuda. Se pone fin al procedimiento monitorio y se fija la cantidad que se puede reclamar en el posterior proceso de ejecución. Si inicia el proceso de ejecución forzosa para embargar bienes del deudor con el que hacer pago de la deuda. Para instar esa ejecución no será tampoco necesaria la intervención de abogado y procurador si la cuantía es inferior a 2.000€.
Oponerse: si el deudor se opone a la deuda se pone fin al procedimiento y se deberá acudir al proceso declarativo ordinario o verbal en función de si la cuantía que se reclama supera los 6.000 euros o no.

¿Qué plazo tiene la comunidad para reclamar las deudas?

En principio los expertos coinciden en señalar que todas las deudas de un propietario hacia la comunidad, ya sean gastos ordinarios o extraordinarios, tienen un plazo de prescripción de 15 años.

En los supuestos de mora de un vecino en cuanto a las cuotas de la comunidad, la Ley de Propiedad Horizontal y la Ley de Enjuiciamiento Civil prevén dos vías para reclamar al deudor: el procedimiento monitorio y el procedimiento declarativo verbal (para cuantías hasta 6.000€) u ordinario (cuantías superiores a 6.000€).

Centramos la atención en el procedimiento monitorio, pues es el más habitual en las reclamaciones de deudas en las comunidades de propietarios.

El mal uso de patinetes eléctricos puede traer consecuencias penales

Los seguros en patinetes eléctricos.

Desde las aseguradoras advierten que un patinete eléctrico  «no es un juguete» y que su mal uso puede acarrear consecuencia penales.

Los patinetes eléctricos «no se consideran vehículos a motor y no deben cumplir con las exigencias que marca la ley para estos». Aun así, alertan de que «la falta de conciencia respecto a la normativa vigente sobre el uso de patinetes eléctricos ha puesto sobre la mesa la necesidad de que las empresas que los venden expliquen correctamente las instrucciones de uso y, por otra parte, que los ayuntamientos promuevan la normativa que los regula de manera eficaz».

Seguro patinete electrico

Hasta la fecha, los distintos municipios han ido aplicando sus propias normativas para hacer frente al auge del patinete eléctrico., aunque ante la falta de consenso – y de cifras sobre accidentes y denuncias por parte de las Policías Locales- la DGT está trabajando para establecer una regulación mínima sobre los patinetes eléctricos, que contemplaría la prohibición de circular por la acera o de utilizar auriculares, así como establecer el límite de velocidad a 25 kilómetros por hora, entre otras medidas.

«Como se ha visto en el último año, los patinetes eléctricos tienen las mismas características técnicas, como la potencia de motor o la velocidad, que los ciclomotores, por lo que se les puede aplicar el Código Penal». Así, en caso de accidente mortal, se podría aplicar entre uno y cuatro años de prisión, mientras que cuando un patinete causa lesiones por una imprudencia grave, la pena podría oscilar entre los 3 meses y los 3 años de cárcel. «Estamos hablando de situaciones en que el conductor del patinete circule de manera indebida por la acera, esté utilizando el móvil o conduzca bajo los efectos del alcohol o drogas.

También se aconsejan disponer de un seguro de Responsabilidad Civil, aunque éste no sea obligatorio, ya que si se dispone de un patinete eléctrico y se sufre un accidente en el que se es culpable, el seguro será hará cargo del resarcimiento a los terceros involucrados, ya sea un vehículo o un peatón.

Mas información sobre seguros en nuestra pagina de seguros