Archivar en mayo 2018

¿Por qué contratar un seguro de Hogar?

¿Por qué contratar un seguro de Hogar?

En España contratar un seguro de Hogar no es obligatorio salvo que la vivienda esté hipotecada.

Daños por agua, eléctricos, incendios, robos y hurtos, son algunos de los siniestros que suele cubrir una póliza de Hogar.

 

La vivienda es una de las mayores inversiones a las que hacen frente la mayoría de las familias. Su elevado valor hace que para poder adquirirla muchos de sus propietarios tengan que pedir una hipoteca, préstamo que están amortizando a lo largo de hasta 30 años.

 

Si al precio de la casa en sí se le añade el de todos los bienes que hay en su interior como los muebles, los electrodomésticos, los aparatos electrónicos o incluso las joyas, el valor de ésta aumenta considerablemente. Por eso, la mejor manera de protegerla frente a la multitud de riesgos a los que está expuesta (que no son pocos) y asegurar su gran valor (tanto sentimental como económico), es contratar un seguro de Hogar.

 

Las coberturas de estas pólizas se organizan en torno a 3 conceptos: continente, contenido y responsabilidad civil. Saber qué es cada una de ellas y de qué protegen, es la clave para entender por qué es tan importante contar con ellas. Y pese a que es posible cubrir de manera individual los infortunios que pueden ocurrir en una casa, la existencia de los seguros Multirriesgo Hogar facilitan las cosas ya que aúnan en una sola póliza un gran número de coberturas.

 

Seguro de Hogar ¿obligatorio?

El estudio El seguro de Hogar en España: accidentalidad y no aseguramiento publicado en 2011 por la división de Hogar de Línea Directa constató que en España más de 11 millones de viviendas no tenían suscrito un seguro, exactamente el 43% del total del parque oficial de viviendas.

 

Este elevado número de viviendas sin asegurar se debe, en parte, a que, a diferencia de lo que ocurre en otros países como Francia o Suiza, en España asegurar una casa no es obligatorio a no ser que esté hipotecada, aunque sí es altamente recomendable. De esta manera, el propietario obtiene la tranquilidad necesaria ya que, en caso de que la vivienda sufriera algún daño, estarían protegidos tanto la casa como los bienes que se guardan en su interior. Igualmente, si se sufriera algún robo o las posesiones del asegurado fueran dañadas de alguna manera éste sería compensado según lo fijado en las Condiciones Particulares de la póliza.

 

Motivos para asegurar una vivienda

Los motivos por los que es conveniente asegurar una vivienda son múltiples. Dejarse un grifo abierto e inundar al vecino de abajo, irse de vacaciones y descubrir a la vuelta que los ladrones han desvalijado la vivienda o que las lluvias torrenciales causen daños de cierta gravedad, son sólo algunos de los accidentes en los que se puede ver implicada una vivienda.

 

Destrucción de la vivienda

¿Qué ocurre si una eventualidad como un incendio o la explosión de la caldera ocasionan graves daños en una vivienda?, ¿quién asume los costes de las reparaciones y/o reconstrucciones? En el caso de las viviendas siniestradas que no tengan seguro deberán ser los propietarios de éstas las que hagan frente a los daños.

 

Todo lo contrario, ocurre con los hogares que estén protegidos con una póliza ya que ésta garantiza al asegurado el pago de una indemnización con la que poder costear la rehabilitación de su hogar y con la que sustituir los bienes que hubiera perdido.

 

Además, la compañía aseguradora también suele correr con los gastos derivados de la extinción de un incendio, como pueden ser, por ejemplo, las facturas de la actuación de los bomberos, siempre que no haya sido provocado.

 

Daños materiales

Un grifo mal cerrado, una tubería en mal estado o una subida de tensión son algunos de los pequeños accidente que pueden tener lugar en una vivienda y cuyas consecuencias pueden ser de una gravedad considerable. Contar con una póliza garantiza al asegurado que los daños por agua o los eléctricos, así como las roturas de cristales o de las placas vitrocerámicas, entre otros, serán subsanados por la compañía con la que se tenga contratado (dentro de las coberturas contratadas). En muchas ocasiones el seguro cubriría hasta los daños estéticos como el cambio de azulejos o losetas e incluso de parte del mobiliario y de los alimentos refrigerados.

 

Responsabilidad civil

Una fuga de gas o agua no sólo puede generar molestias en el propietario de la casa en la que se haya originado, sino que también puede ocasionar daños a un tercero, como pueden ser los vecinos. En este caso, los daños entrarían en la cobertura de responsabilidad civil de la vivienda, pero es el propietario el que tiene que responder de ellos. Esta cobertura suele incluir también el pago de fianzas, indemnizaciones y costes judiciales.

 

Robo y hurto

Pese a que el último Balance de Siniestralidad Criminalidad elaborado por el Ministerio del Interior reflejó un descenso de un 10% los siniestros por robo en el seguro de Hogar, lo cierto es que este tipo de sucesos es frecuente, sobre todo, durante los periodos de vacaciones. Muchos productos aseguradores incluyen entre sus coberturas algunas específicas para las situaciones de robo y hurto en el interior de la vivienda.

 

Un seguro de Hogar puede ser más o menos completo en función de cuántas cosas proteja. La mayoría de ellos cubren los daños ocasionados en el domicilio durante el robo, es decir, el continente. Para que también se haga cargo de los bienes, entre ellos las joyas, es necesario tener contratada también la cobertura de contenido y que la aseguradora tenga constancia de la presencia en el hogar de los bienes de valor especial.

 

Atraco fuera del domicilio

¿Y si el robo se produce fuera del domicilio? Muchas aseguradoras incluyen en sus productos garantías especiales que cubren los objetos robados y/o hurtados en la vía pública. Eso sí, las indemnizaciones suelen ser de una cuantía inferior que cuando el robo tiene lugar en el interior de la vivienda y no suelen reintegrar el dinero en metálico sustraído.

 

Defensa jurídica

Otra de las coberturas que incluyen muchos seguros de Hogar es la de defensa jurídica, que resulta de gran utilidad en determinados momentos. Se puede acudir a ella para la reclamación de daños ante terceros, defensa penal, reclamaciones laborales o en procedimientos en los casos de fallecimiento.

 

Servicio Servihogar

Montar muebles, colgar cortinas, fijar los cristales de las ventanas con silicona o purgar los radiadores pueden ser tareas que, mientras que para algunos son muy sencillas otras personas no sabrían ni por dónde empezar. ¿Qué hacer entonces?

 

Los seguros de Hogar pueden incluir entre sus coberturas servicios de bricolaje o manitas, también conocidos como Servihogar, que se encargan de poner a disposición de sus clientes un conjunto de profesionales encargados de realizar estas tareas cotidianas.

 

Seguro de Hogar: protección para los arrendadores

Un seguro de Hogar también puede ser el mejor aliado de aquellos propietarios que ponen su piso en alquiler ya que pueden incluir una cobertura que les garantizan el cobro del alquiler. Se suele tratar de una garantía adicional que consiste en abonar al dueño de la vivienda las cuotas impagadas por parte de sus inquilinos y puede llegar hasta un máximo de 12 mensualidades.

 

Además, y volviendo a la cobertura de defensa jurídica, los arrendadores también podrán utilizar su seguro de Hogar para reclamar los desperfectos que causara su alquilado en la vivienda o incluso el impago de las cuotas, si éste se produjera.

 

La cuantía de la prima, otra razón

A priori se puede pensar erróneamente que asegurar un bien tan valioso como una casa debe ser muy caro, pero no es así. El importe de la prima, como en todos los seguros, depende, entre otros factores, del tipo de casa que se quiera proteger, de las coberturas que se quieran incluir y del valor de las pertenencias que se quieran asegurar. Ahora bien, la prima media de un seguro de Hogar es bastante inferior a la de una póliza de Auto, pese a que el bien en cuestión tiene un precio muy superior. Así, la relación entre el coste del seguro y los riesgos de los que protege debería ser uno de los principales motivos de contratación de un seguro de Hogar.

 

Seguro de Hogar, apuesta segura

Contratar un seguro de Hogar tiene un gran número de ventajas, no sólo para los propietarios que vivan en su casa sino también para aquellos que la tengan alquilada a un tercero. Estos productos pueden proteger el contenido y el continente de la casa y cubren la responsabilidad civil de la vivienda y de sus habitantes.

 

Y es que hay imprevistos que son más comunes de lo que en un principio parece. A los daños eléctricos o los ocasionados por el agua hay que unir otros muchos como los derivados de un incendio o de un robo.

Vecinos Morosos en las comunidades de propietarios

Vecinos Morosos en las comunidades de propietarios

En las comunidades de vecinos, todo propietario de un inmueble tiene una obligación en forma de cuota comunitaria, esta cuota se utiliza para favorecer el sustento y el buen mantenimiento de la comunidad. Muchos vecinos y presidentes se preguntan: ¿Qué puedo hacer si un vecino no paga la cuota comunitaria? ¿Qué derechos y obligaciones tiene? ¿Qué medidas legales puedo tomar? A continuación intentaremos resolver muchas de las preguntas más frecuentes de los integrantes de las comunidades de propietarios.

Según el “Estudio Global sobre la Morosidad” elaborado por CGCAFE (ver fuente), aproximadamente el 50% de la deuda comunitaria está comprendida por vecinos que por su situación económica no pueden hacer frente a los pagos comunitarios, por la contra, el otro 50% de la deuda la forman propietarios que no quieren pagar: vecinos que no pagan la cuota SI pudiendo hacer frente al pago (25%) y entidades financieras y sociedades inmobiliarias que son propietarias de los inmuebles y no se hacen cargo de sus deudas con la comunidad (25%).

Preguntas frecuentes sobre vecinos morosos

¿Quién debe pagar cuotas comunitarias?

Todo propietario debe contribuir con el pago de la cuota estipulada en los estatutos. Este pago debe corresponder a la cantidad necesaria para dar frente a los pagos de suministros y servicios contratados, así como para contribuir al fondo de reserva de la comunidad.

La normativa viene recogida en el artículo 9 de la Ley de Propiedad Horizontal.

De la misma manera, todos los propietarios deben de participar en los pagos de derramas y gastos extraordinarios que la comunidad de propietarios pueda generar.

¿Qué es un vecino moroso? ¿Cuándo se considera que el vecino es moroso?

Un vecino moroso es aquel propietario que no está al día con sus pagos comunitarios, ya sean ordinarios o extraordinarios. Los pagos aprobados por la Junta de Propietarios serán obligatorios para todos los vecinos propietarios de una vivienda o inmueble. Tras un mes de impago por parte de un propietario, se considera que el vecino tiene deudas con la comunidad, por lo que son exigibles a término legal.

¿A quién se puede reclamar la deuda?

Al titular de la vivienda, para deudas que se hayan originado en el año en curso o en el anterior.

Al titular de la vivienda en el momento de que se origine la deuda. En los casos en que la deuda fuese originada años anteriores por otro propietario.

 

¿Cómo notificar al propietario la deuda?

En primer lugar, es conveniente hacer una notificación personal de la deuda, para tener constancia expresa de que el vecino está al corriente del estado de sus pagos.

En segundo lugar, se le deberá entregar una notificación de deuda en su domicilio. Es conveniente que  el requerimiento de pago se haga mediante un sistema de verificación de la recepción, como es por ejemplo el Burofax. De esta manera, quedará constancia de que el vecino moroso ha sido correctamente notificado, con información de fecha  y hora.

Si el vecino no atiende a la deuda, se puede seguir la vía del procedimiento monitorio,  y serán las entidades públicas las que notifiquen al deudor de sus responsabilidades  y obliguen al pago.

*No es conveniente anunciar las deudas de los vecinos en un lugar público de la comunidad, puesto que se podrían tener problemas en cuanto a privacidad.

¿Puede un vecino moroso asistir y votar en las Juntas?

El moroso podrá asistir a la Junta General de Propietarios, pero en ningún caso podrá votar para tomar decisiones de la comunidad.

¿Es moroso un vecino que no paga porque no está de acuerdo con un pago?

Si alguien no está de acuerdo con un determinado gasto, deberá debatirlo y exponerlo en Junta General de Propietarios. En el caso de que se haya realizado una votación, cualquier vecino está en su derecho de pedir al presidente que lo incluya en el Orden del Día de una Junta Extraordinaria para que la Junta lo debata. En el caso de que haya aprobación o confirmación de la aprobación de un pago, deberá hacer frente a este pago como el resto de vecinos.

Si a pesar de eso, esa persona sigue descontenta, deberá intentar impugnar el acuerdo judicialmente,  pero el gasto ya será exigible en los términos de la aprobación (*cabe recordar que un vecino moroso no podrá impugnar acuerdos de la junta ante un juez).

¿Debe un inquilino hacer frente a los gastos de comunidad?

No, nunca.

El propietario es el único responsable de los gastos comunitarios. El inquilino no debe pagar las cuotas comunitarias, da igual lo pactando en el contrato de alquiler.

Cómo actuar frente a un vecino moroso

Vía amistosa con un vecino moroso

 

El primer paso siempre debería ser tratar de hablar con el propietario moroso,  personalmente o reunidos en Junta de Propietarios, ponerle al día de sus obligaciones con la comunidad así como notificarle oficialmente de la cantidad adeudada por sus impagos.

* No es igual no hacer frente a los pagos sin justificación, que probar la falta de recursos, por lo que hay que estudiar adecuadamente cada situación. Si fuera conveniente, y siempre que sea aprobado por la Junta de Propietarios, se podrá establecer un plan de pagos a la medida del deudor, con tal de resolver el conflicto amistosamente y obtener el importe adeudado.

En el caso de que la situación se mantuviese, lo recomendable sería enviarle una carta recordando las deudas que tiene con la comunidad, detallando las cuotas y los importes y fechas exactos de sus impagos.

Después de la carta informativa, sería conveniente realizar un escrito dirigido al vecino deudor para exigir expresamente su obligación de pago.

Enviar una carta certificada o Burofax para acreditar la comunicación de la deuda, con registro de fecha y constancia de recepción del vecino.

Todas las notificaciones y escritos dirigidos y con relación al deudor, deberán ser recogidas con fin de poder ser utilizadas como prueba y dejar constancia de las reclamaciones que se han hecho (útiles en el caso de llegar a un procedimiento judicial).

 

Vía Judicial frente a un moroso

 

En los casos en que la vía amistosa no tiene éxito, la comunidad de propietarios está en su derecho de emprender acciones judiciales contra el vecino moroso.

La Junta de Propietarios se reunirá en Junta Extraordinaria para establecer los debidos acuerdos para emprender acciones Judiciales. Una vez acordado en la Junta, los representantes de la comunidad dispondrán de un plazo de 3 meses para iniciar el proceso judicial (según la Ley de Propiedad Horizontal y el Código Civil Español).

El Proceso Monitorio: Es un procedimiento regulado por el artículo 21 de la Ley de Propiedad Horizontal y debe presentarse una petición inicial ante el Juzgado de Primera instancia.

Cómo debe proceder la Junta de Propietarios frente a un vecino moroso:

La Junta de Propietarios deberá acordar la reclamación vía judicial de las cuotas debidas

El Presidente o el Administrador deberán de ser autorizados para presentar la reclamación al juzgado.

Aprobar el importe a reclamar, la cantidad de la deuda comunitaria que se debe más otros gastos de gestión que la Junta considere oportunos.

Autorizar a Presidente o Administrador para la contratación de los servicios de un abogado.

Notificar a todos los propietarios del acuerdo de la Junta.

Presentar en el Juzgado la reclamación.

En último lugar, el Juez dictará sentencia y en ella constará si el moroso debe o no pagar la cantidad adeudada. En caso afirmativo, el juez requerirá al vecino moroso que pague a la comunidad el importe de sus cuotas más los gastos oportunos de la tramitación, y éste dispondrá de 20 días para hacer frente a sus pagos. Si el demandado no comparece ante el tribunal o no se opone a la demanda, éste deberá de hacer frente a sus pagos o el juez ordenará la ejecución de los bienes del deudor con fin de saldar la deuda, pudiendo ser embargados hasta cubrir la cantidad adeudada.

El ahorro gestionado por los seguros asciende a 226.457 millones

El ahorro gestionado por los seguros asciende a 226.457 millones

Supone un crecimiento del 3,79% respecto a 2016, según datos de Icea.

 

El ahorro gestionado por el sector asegurador al término del ejercicio pasado se elevaba a 226.457 millones, el 3,79% más que en 2016, de acuerdo con datos de Investigación Cooperativa entre Entidades Aseguradoras (ICEA) facilitados por la patronal Unespa.

 

De acuerdo con un comunicado remitido hoy, de esa cantidad, 183.606 millones de euros correspondían al ahorro gestionado a través de seguros de vida, cuyo importe aumentó el 3,25% en 2017.

 

Los 42.852 millones restantes procedían de fondos de pensiones administrados por el sector asegurador, cuyo patrimonio creció el año pasado el 6,11%.

 

Dentro del seguro de vida, las rentas vitalicias y temporales se configuraron como «el producto más relevante en términos de ahorro gestionado» ya que acumulan unas provisiones técnicas de 87.259 millones de euros, un 3,02% más que en 2016.

 

Por su parte, los capitales diferidos acumulaban 48.237 millones de euros, el 0,56% menos, en tanto que los seguros individuales de ahorro a largo plazo (SIALP), conocidos como Planes de Ahorro 5, administraban 2.962 millones, el 48,75% más.

 

Los planes individuales de ahorro sistemático (PIAS) disponían de un ahorro de 12.189 millones y registraron un crecimiento del 19,23% en 2017.

 

Las rentas vitalicias aseguradas acumulaban un volumen de ahorro gestionado de 1.611 millones de euros, un 109,6% más. En seguros de riesgo el sector disponía de 5.964 millones, el 1,4% menos.

 

En cuanto a la evolución del volumen administrado de provisiones técnicas por grupos financieros, VidaCaixa gestionaba 48.288 millones al cierre del año pasado, el 13,13% más, con lo que tenía una cuota de mercado del 26,3%.

 

Santander Seguros contaba con 14.916 millones, el 3,06% menos y una participación en el mercado del 8,12%, mientras que BBVA Seguros administraba provisiones por importe de 13.913 millones, el 3,73%, y tenía una cuota del 7,58%.

 

Fuente.Expansión

 

Quieres saber razones para contratar un seguro, lee este artículo.

6 Razones para contratar un seguro de decesos

6 Razones para contratar un seguro de decesos

Las estadísticas del INE nos han recordado estos días una desagradable realidad. Según sus datos, el año pasado fallecieron en España un total de 422.568 personas, 26.738 más que el año anterior, lo que representa un aumento del 6,8%. Estos números tienen detrás de sí historias, familias y circunstancias de todo tipo, en las que en medio del dolor por la pérdida de un ser querido, los seres más cercanos al fallecido tienen que hacer frente a la burocracia y los gastos que acarrea el sepelio. Es en esas situaciones cuando se aprecian las ventajas de un Seguro de Decesos.

El Seguro de Decesos es una póliza que está pensada para que la familia no tenga problemas con el sepelio en caso de sufrir la pérdida de un ser querido. Sus garantías cubren los gastos relacionados con el fallecimiento del asegurado, incluidos los servicios funerarios como el tanatorio, el féretro, el traslado en coche fúnebre y el entierro o incineración, entre otros.

Además, la aseguradora también se encarga gestionar los trámites del deceso, así como la  documentación legal que hay que realizar tras el fallecimiento de una persona, como la inscripción del deceso en el Registro Civil o la tramitación del certificado de defunción. Es más, cada vez son más los servicios vinculados a este tipo de Seguros, como ofrecer la posibilidad al asegurado de realizar un testamento online o que los familiares puedan solicitar el borrado de la vida digital del fallecido.

 

¿Qué ventajas ofrece el Seguro de Decesos?

Muchos no necesitan convencerse de la conveniencia de tener contratada una póliza de Decesos. Es el Seguro voluntario que tiene más amplia aceptación entre la población española. Según la Memoria Social del Seguro, el 44% de los españoles tiene algún tipo de Seguro de Decesos en vigor, aunque hay comunidades autónomas, como Extremadura o Asturias, donde la tasa de aseguramiento supera el 60%. Sin embargo, conviene recordar algunas de las ventajas que ofrece este tipo de pólizas que pueden suponer un verdadero alivio en momentos muy difíciles para una familia.

Seguro de Decesos: una cobertura para momentos difíciles

La primera de las ventajas que merece la pena recordar son las coberturas del Seguro de Decesos. Contar con la tranquilidad de que, en medio de una situación trágica como es la pérdida de un ser querido, la familia cuenta con el respaldo de una entidad seria que se ocupa de las gestiones relacionadas con el funeral y el entierro, es un alivio.

Según datos de la Memoria Social del Seguro, en 2017 las pólizas de Decesos se hicieron cargo del entierro de 445.629 personas. Es decir, 7 de cada 10 fallecidos en el país contaban con una póliza que se hizo cargo de todos los servicios funerarios.

 

Los gastos del entierro o incineración quedan cubiertos con la póliza

Morirse en España no sale barato. Los últimos estudios de la OCU sobre el coste medio de un funeral en nuestro país concluyen que los servicios funerarios básicos cuestan de media algo más de 3.500 euros. No obstante, en las grandes ciudades esta cifra puede hasta duplicarse.

Según los últimos datos, en 2017 las aseguradoras asumieron el pago de 853 millones de euros en coberturas de sus asegurados y la mayor parte de este importe fue para abonar los servicios de las empresas funerarias.

La muerte no avisa de su llegada y el fallecimiento de un familiar, además del dolor por la inesperada pérdida, supone un importante gasto sobrevenido que no todas las economías domésticas pueden asumir fácilmente.

Estas pólizas son el instrumento de previsión adecuado con el que el asegurado tiene la oportunidad de ahorrar a su familia un mal trago económico como consecuencia de su fallecimiento. Además, la oferta de Seguros de Decesos ofrece diversas modalidades de contratación con el objetivo de hacer más accesibles sus coberturas. No obstante, son dos las modalidades principales de contratación, aunque se pueden combinar entre ambas:

 

Seguros de prima nivelada

En el Seguro de Decesos de prima nivelada el asegurado paga una prima constante durante toda su vida, independientemente de la edad. Es decir, desde que contrate la póliza y hasta que ocurra el siniestro pagará el mismo importe por el Seguro, si bien puede variar según la evolución del coste de los servicios contratados.

El cálculo de la prima tiene en cuenta la edad a la que se contrata la póliza, lo cual quiere decir que, aunque el precio de la prima se mantiene constante, el Seguro será más caro si se contrata a una edad más avanzada. Si se contrata cuando se es más joven, al principio el precio resulta más caro en comparación con otras modalidades, pero a medida que el cliente va sumando años se hace más económica en relación con otras ofertas.

 

Seguros de prima natural

La póliza de Decesos de prima natural funciona bajo la regla de que, a mayor riesgo el precio del Seguro sube. Por eso, con estas pólizas el cliente paga menos cuando es joven y más a medida que se va haciendo mayor. De esta forma, el precio del Seguro de Decesos se va actualizando al alza a medida que vamos sumando años, hasta el momento del fallecimiento. Por eso estos Seguros de Decesos son más baratos durante los primeros años de la cobertura.

 

El Seguro de Decesos puede hacerse cargo de los traslados

Otra de las coberturas que suelen incluir los Seguros de Decesos y que resultan muy útiles es la del traslado del fallecido desde el lugar del siniestro. Incluso se puede dar el caso de que el fallecimiento se produzca fuera de nuestras fronteras, lo que complica aún más el retorno del cuerpo.

 

Lo cierto es que la mayoría de las inhumaciones se producen en la misma localidad donde ocurrió el fallecimiento, pero alrededor de un tercio de las muertes se producen lejos del lugar elegido para el entierro. En un año se pueden registrar más de 80.000 casos en los que es necesario trasladar el cadáver de una población a otra dentro del territorio nacional. Y según datos de los Seguros, en 2014 se contabilizaron 720 personas que fallecieron en el extranjero y cuyos cuerpos fueron repatriados.

 

En las ofertas de Seguros de Decesos encontramos servicios de traslado del fallecido y garantías que cubren la asistencia a los familiares que tengan que desplazarse para recoger el cuerpo, incluyendo la estancia en hoteles si fuera necesario.

 

Servicios que van a más en las ofertas de Decesos

Finalmente, cabe destacar la amplia oferta de servicios que se han generado en torno a los Seguros de Decesos, que el asegurado puede disfrutar mientras mantiene la póliza en vigor. Quizás los servicios más destacables sean la asistencia para la elaboración del testamento y el asesoramiento jurídico sobre el testamento vital. Además, es cada vez más frecuente encontrar servicios dedicados a la gestión del borrado de la vida digital del asegurado en caso de fallecimiento

 

La mayoría de las pólizas también incluyen en sus coberturas la tramitación de diversas gestiones relacionadas con el fallecimiento, que abarcan desde la gestión de los trámites burocráticos y legales que supone una defunción, hasta el servicio de asesoramiento fiscal para gestionar el Impuesto de Sucesiones o el asesoramiento legal para guiar a la familia en asuntos que no suelen ser fáciles, como el testamento del fallecido.

Quieres saber el precio del seguro de decesos, pídenos presupuesto Aquí.